Testimonios de nuestros estudiantes


¡Hola Familias!

Tras un fin de semana lleno de aventuras volvemos a la calma de la rutina y la vida americana propiamente dicha, en la que la mayoría de los chicos aprovechan para cocinar con sus familias, ir a la piscina o al lago, dar paseos o ayudarles con los recados, como buenos miembros de la familia que son 😊

Como ya llevamos dos semanas aquí, hemos pensado que… papás, mamás, abuelas… ya os hemos ido contando estas últimas semanas lo bien que estamos por aquí y lo muchos que estamos aprendiendo, pero para corroborarlo, ¿qué mejor que leer el testimonio de los propios chicos y chicas?

En las siguientes entradas os iremos dejando testimonios reales de los estudiantes, ¡¡para que podáis entender un poquito mejor cómo es la vida aquí!!

Esta entrada la dedicamos a Teresa Serrano y a Pablo Madero, pero muchas más están por venir… ¡así que manteneos alerta!

Sin más dilación… ¡Aquí os cuenta Teresa su experiencia con la cultura americana de primera mano!

“El primer día fue bastante duro, ya que tuvimos 9 horas de vuelo y después de pasar las aduanas, nos subimos en un bus 4 horas hasta donde estaban las familias esperándonos. El primer día fue difícil en general por el cansancio y los nervios…

Pero ya a la mañana siguiente todo se ve con otros ojos y empiezas a ver de verdad como es tu familia y su rutina habitual.

Yo, desde mi experiencia el segundo día fue bastante de adaptación, ya que, no sabía dónde estaban las cosas en la casa y me daba bastante vergüenza preguntar. Pero al final son ellos los que te preguntan a ti lo que necesitas y con el paso del tiempo se te va quitando la vergüenza y es cuando verdaderamente empiezas a practicar inglés.

Yo los primeros días de adaptación me sentí un poco incómoda por la falta de confianza y también a veces me sentía sola, ya que echaba de menos a mi familia de España, pero de verdad que con el paso de los días todo va mejorando y te lo empiezas a pasar muy bien.

Este programa tiene muchas ventajas, pero también algunas desventajas, la mayor ventaja es que aprendes mucho mucho inglés porque estás todo el día con la familia, pero a veces es difícil, ya que, tú tienes que hacer lo que haga la familia y hay días de todo, no todos los días se hacen cosas o planes chulos, hay días que te tienes que quedar en casa.

En resumen, este programa es de adaptación total a la vida de tu familia, a sus costumbres y horarios. Y también una experiencia única para practicar inglés a tope y para conocer a gente nueva. “

Y por otro lado Pablo, aunque estos días está muy ocupado recorriendo las calles de Chicago, ha encontrado un huequito para contarnos su experiencia… ¿Preparados? ¡Ahí va!

“Hola me llamo Pablo Madero Pérez, soy de Madrid y estoy en Caledonia, Michigan. Hasta ahora me lo estoy pasando super bien en todo, la famila encantadora, las cosas que hacemos, los sitios a donde vamos, todo super bien. Pero esto es como todo, al principio, todo me costaba un poco, porque ha sido la primera vez que hacia un programa como este, entonces al principio el estar con unas familia que no era la tuya, en un país que no era el tuyo y que encima no hablaban español, al principio me parecía una locura. Ahora, después de dos semanas, la cosa ha cambiado mucho, ya todo como si hubiese estado toda la vida, ya veo todo, desde otro punto de vista.

Simplemente gracias por esta experiencia”

 ¡Cómo podéis comprobar todo va viento en popa! En las siguientes entradas podremos conocer más de la vida americana de nuestros estudiantes, y podréis ver qué se está cocinando en las casas… ¡Así que no os vayáis muy lejos que volvemos muy pronto!

FELIZ SEMANA
Previous Becoming real New Yorkers!
Next Time flies!