Diferencias Culturales


Hace unos días pasamos el ecuador de nuestra estancia en Estados Unidos, y la verdad es que el tiempo está volando. Tras los primeros días un poco de shock y los siguientes en los que hemos tratado de entender las tradiciones del país y de las familias en las que estamos, creo que ha llegado el momento de responder a la siguiente pregunta: ¿Qué es lo que más te ha sorprendido hasta ahora?

Para Íñigo, lo que más le sorprendió fue la estructura de su familia, en la que conviven la cultura china y la alemana. Además, le extraña mucho que no cierren con llave su casa, algo a lo que no estamos acostumbrados, y que coman tan pronto y cada uno por su cuenta.

Para Natalia lo más sorprendente ha sido que la familia tenga un estilo de vida muy sano y que se preocupen mucho por lo que comen y su origen. Dice que está aprendiendo un montón con ellos. En general se cree que los americanos no cuidan nada su alimentación y que sólo comen comida rápida o precocinada, pero la verdad es que los que se preocupan lo hacen de verdad y es un cambio que se está produciendo en los últimos años en su sociedad, potenciado también por las preocupantes cifras de obesidad del país.

Jaime me ha contado que hay un montón de animales alrededor de su casa: ciervos, zorros, ardillas… Un día incluso llegó a ver un oso. Vivir en mitad de la naturaleza tiene sus ventajas, pero también el inconveniente de tener que ir a todas partes en coche, algo muy común en Estados Unidos. Otra cosa que le parece curiosa es que la mayoría de los museos e incluso el zoo son gratuitos, algo muy característico de Washington DC.

Según Bea, lo más sorprendente ha sido la cantidad de culturas diferentes que se mezclan en esta zona. Es fácil encontrar un grupo de amigos en el que cada uno de ellos tiene un origen completamente diferente: mexicanos, peruanos, chinos, canadienses… Para ella ha sido una sorpresa muy buena, ya que esperaba que solo hubiese americanos. La verdad es que estamos en una zona en la que diferentes culturas conviven juntas.

Por último, para mí lo más sorprendente ha sido que nunca haya nadie por la calle, ya que, como hemos dicho antes, van en coche aunque se tarden 10 minutos andando. Además, siempre hay que llevar una chaqueta a mano porque, aunque en la calle haga bastante calor, en cuanto entras a un edificio ¡pasas a estar en el Polo Norte! Otra grata sorpresa que me he llevado es lo simpáticos que son. La gente tiene mucha disposición a ayudar a los demás y suelen tener siempre una sonrisa puesta.

¡Por aquí seguimos pasándolo fenomenal!

Paloma 😊

Previous ¡Experiencias en familia!
Next ¡Qué culturas más distintas!